Abedul Betula pendula

Guía del abedul. Lo que tenés que saber sobre este maravilloso árbol.

Oriundo de gran parte de Europa y continente asiático, donde se lo encuentra como importante miembro de bosques templados y boreales, el abedul común (Betula pendula) ha llegado a expandirse comercialmente en jardines de todo el mundo por su extraordinario aporte al paisajismo.

Pero además de ser bonito, el abedul ha servido y sirve como recurso maderero en su zona de origen. Su leño se utiliza tanto en carpintería como en pulpa.

Su hábitat son bosques de templados a fríos, lo que ya nos habla mucho del área donde este árbol se puede cultivar con bastante éxito. En Argentina, se lo utiliza ampliamente en la Patagonia húmeda, donde los inviernos relativamente fríos y/o húmedos ayudan a sustentar su crecimiento durante muchos años, pero es muy común en otros sitios de la geografía argentina. Mientras más cálido y seco se torna un clima, menos expectativas de vida tiene el abedul.

Tiene el potencial de convertirse en un gran árbol, de más de 15 metros. En Mendoza, donde se lo cultiva con mucha frecuencia (pese a su baja adaptabilidad) rara vez supera siquiera la mitad de esa altura, salvo en condiciones muy propicias (áreas de microclima más fresco, buenos suelos y riegos abundantes).

Destaca la belleza de su leño y ramas. Los ejemplares más jóvenes, tal como se los suele comprar en los viveros, poseen un leño pardo claro que, a los pocos años, empezará a exfoliarse como si fuera piel de serpiente en finas láminas de corteza que van desenmascarando el leño blanco ceniciento que lo caracteriza.

Guía del Abedul: apariencia invernal de Betula pendula
Típica silueta de un abedul en meses invernales

Con el pasar de los años, la parte basal del fuste se carga de marcadas rugosidades y resquebrajaduras color pardo oscuro, sin desarrollar un ancho excesivo. La bibliografía marca a las raíces del abedul como agresivas, aunque seguramente se refiera a aquellas zonas en donde los ejemplares se sienten más a gusto.

Las ramas son, haciendo justicia a su nombre, péndulas. Al principio presenta un crecimiento algo más erecto, pero es fácil deducir sus ramas que hacia el extremo se tornan finas y frágiles, volviéndose péndulas.

Las flores se disponen en inflorescencias poco vistosas. Se trata de unas estructuras colgantes, como pequeños cilindros verdosos llamados amentos. En el caso del abedul, por un lado, están los amentos masculinos y por el otro los femeninos. El mismo árbol no puede utilizar su polen para reproducirse, es decir, se trata de un árbol que no se autofecunda. No obstante, cuando se cultivan más de un abedul en un espacio cercano, sí ocurrirá la fecundación entre ellos, y entonces el árbol desarrollará sus frutitos: pequeños aquenios que se dispersan por todos lados con el viento, haciendo renegar a más de uno/a.

Abedul: amentos florales de Betula pendula
Amentos florales desarrollándose

Para tener éxito en su cultivo, no se precisan de muchos recados. Se trata de una especie rústica, de crecimiento generalmente rápido que, aunque prefiere inviernos gélidos y veranos frescos, puede prosperar en otras latitudes más cálidas. Si este último caso es el nuestro, lo mejor será cultivarlo protegido del abrazador norte y de su tórrido sol. Una exposición al sur, incluso sin que reciba sol todo el día (pero sí la mayor parte), será suficiente. Asimismo, procurar un buen suelo, esmerándose en su hoyo de plantación con el aporte de abonos orgánicos y/o fertilizantes de base que aporten principalmente fósforo. Prospera mejor en suelos enriquecidos con materia orgánica, capaces de retener bien la humedad del riego, profundos y que drenen sin dificultad.

Tips de diseño del paisaje con abedules.

Ideal para espacios chicos. Enregiones donde su desarrollo no se ve del todo favorecido, corremos con la ventaja de que su tamaño es contenido y predecible. Normalmente se mantiene con una copa angosta hacia globosa en la adultez, pero su ramaje es bastante dócil y poco denso, por lo que es un árbol perfecto para espacios pequeños. Incluso se adapta al cultivo en grandes maceteros. Por la misma razón, la sombra que proyecta suele ser mediana a ligera.

Hay que destacar el fuste. Ya dijimos que el tronco es uno de los fuertes del abedul, y por ende conviene hacerlo notar. Los ejemplares jóvenes tienen ramificaciones casi desde la base, las cuales no deberían suprimirse hasta tanto el árbol vaya alcanzando altura. Si vemos que alguna de ellas es especialmente vigorosa, hay que contenerla mediante recortes, pero sin eliminar. De esta forma, priorizamos el desarrollo de la copa. A medida que el árbol crece, iremos raleando el fuste hasta liberarlo y así lucirlo en todo su esplendor.

Betula pendula: fuste blanco. Bosque de abedules.
Belleza del fuste y bosquecillo

Bosquecillos de abedules. Donde hay un abedul, puede haber dos. Y no hay dos sin tres… la cuenta puede seguir. Es bastante común ver a los abedules plantados en grupos densos, a distancias tan cortas como medio metro uno del otro. Por supuesto, en aquellos lugares donde el abedul alcanza mayor desarrollo, no habrá que acercarlos tanto.

Esta posibilidad que nos da el abedul es excelente excusa para plantarlo en bosquecillos. Varios abedules en un área pequeña, hará que los fustes vayan tornándose algo tortuosos e inclinados, lo que dará naturalidad y belleza al conjunto. Asimismo, la copa poco densa del abedul puede tornarse más voluminosa, pareciendo un solo gran árbol, siempre y cuando se desee dar ese efecto.

Resaltar el color del tronco. El color blanco del tronco se puede destacar aún más si se lo rodea de un fondo más oscuro. Si tu idea es que el fuste tenga el protagonismo que amerita, opta por despejar los alrededores del fuste de otros elementos y vegetación llamativas. El abedul normalmente no tiene problemas de coexistir con otras plantas a sus pies, así que podemos aprovechar a usar un estrato de plantas de follaje verde oscuro perenne que corone la belleza del abedul (azareros enanos verdes, boj, Salvia procurrens, vinca verde, y otras plantas que se den a la mediasombra que impone la copa de un árbol).

¿Tronco múltiple? Parece que sí. No voy a mentirte. Nunca usé esta técnica, pero creo que vale la pena intentarlo (no en la casa de un cliente, por lo menos). El abedul tal como lo compramos del vivero puede rebajarse hasta unos 50 cm del nivel del suelo en invierno. Sí, así de carnicera la cuestión. Ese tocón dará vigorosos brotes en la primavera, de los que elegiremos nuestros 3 o 4 favoritos (los más fuertes, y equidistantes entre sí) y esos irán formando nuestra copa múltiple. ¿Ventajas? Un árbol aún más pequeño (la energía está fraccionada en más de una copa), pero tenemos un hermoso efecto bosquecillo con un solo árbol.

¿Cómo elegir mi abedul en un vivero?

. Optar por ejemplares en maceta en vez de a pan de tierra, salvo que confiemos mucho en nuestro viverista.

. Preferir ejemplares con un solo eje dominante. Aunque el abedul no tiene problemas con los vientos, es mejor evitar aquellos que ya anticipan una copa que estará formada por una orqueta a cierta altura. Nada que no pueda solucionarse durante la vida del árbol, pero mejor no complicarse.

. Observar que las ramas estén sanas, húmedas, flexibles. Revisar los extremos de las ramitas. Es normal que en condiciones de vivero veamos algunas ramas muertas, pero estas no deberían ser las importantes.

. Nunca comprar un árbol cuyas raíces ya salen por el orificio de la maceta.

¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu comentario con dudas y sugerencias. Gracias por estar con nosotros 🙂

¡Feliz otoño!

16 comentarios en “Guía del abedul. Lo que tenés que saber sobre este maravilloso árbol.”

    1. Paradiso Jardines

      Hola Luz! Es variable! en general mantiene una forma cilíndrica, pero hay variedades que se abren más y son más lloronas (lamentablemente casi nunca están identificadas). Para que tengas una idea, entre 4 y 5 metros de ancho. De todas formas, es una copa poco agresiva. Saludos!

      1. Muy interesante y educativo.
        Una pregunta. Vivió cerca de la ciudad de Rosario. Entre otros árboles tengo un lapacho rosado. Es normal que no florezca todos los años? Tendría que abonarlo? Este año, finalizándo septiembre todavía sin hojas y sin flores
        Gracias y saludos

      1. Hola Susy! depende siempre de las temperaturas principalmente, que define el ritmo de brotación. Puede ser que se retrase o se adelante hasta 15 días el momento de brotación, no solo del abedul si no de cualquier planta, ya que depende mucho de la temperatura y cada año es distinto.

    1. Hola Elisa! es muy variable! en el caso del abedul la distancia puede ser tan baja como 1 metro! si querés que los ejemplares luzcan bien su silueta, deberías considerar una distancia mínima de 5 a 7 metros. Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Print

Artículos relacionados