Tiempo de ir por rosales al vivero. Evitá la ansiedad de comprar la rosa equivocada con estos consejos.

“El rosal es una planta anticuada”

Esa es una frase típica que solemos escuchar en alguna charla de café o en los pasillos de un vivero.

Este pensamiento se repite para diferentes plantas a lo largo del tiempo y, de esa forma, se ha ido eliminando la idea de utilizar ciertas especies por su condición de “antigua”.

Sin embargo, es muy importante entender para todas las especies que el inconveniente no está en la planta, sino en la manera en que la estamos utilizando en el jardín y agrupando con otras plantas que no son para nada compatibles (estéticamente hablando).

Una planta mal utilizada es probable que no se vea bien, da igual que sea muy bella o no lo sea.

Los rosales son una de esas plantas con las que, por lo general, es difícil congeniar.

Sin embargo, en los últimos años viene ocurriendo que su disponibilidad en viveros es cada vez más amplia, están mejor identificados y los paisajistas se animan a utilizarlo nuevamente en sus obras, con resultados extraordinarios.

Quizás estamos en un momento en el que los rosales vuelven al ruedo con todo.

Como sea, las rosas son y serán símbolos de la primavera, del romance y de la alegría en el jardín.

Quienes cultivan rosas en sus jardines vivirán con ansias renovadas el nacimiento de los nuevos brotes, su rápida extensión y el punto álgido cuando esos enormes capullos despliegan con asombroso estilo los pétalos que, más tarde, darán lugar a una gran flor.

El mundo de los rosales es tan amplio como fascinante. Hay una variedad incontable de formas, colores y hábitos de crecimiento, de manera tal que cualquier rincón soleado de un jardín podría encajar con alguna rosa del catálogo.

Sin embargo, ocurre en la mayoría de los viveros que los rosales están clasificados con unas etiquetas que solo describen el color de la flor, como si eso fuera lo único a tener en cuenta para elegir el rosal que deseamos.

Es en estos momentos cuando solemos obtener resultados mediocres con las rosas, nos frustramos y creemos que es un problema de estas plantas en general.

Por estos días, los rosales están llegando desde diferentes viveros del país y copan los viveros. Pero, salvo que sepas muy bien lo que estás buscando, te recomendamos que esperes hasta la floración de la planta en vivero para darte cuenta si te convence la planta.

El color no es lo único que buscamos. También debemos prestarle atención a lo siguiente:

Aspecto de la flor semiabierta. Los rosales son una de las pocas plantas cuyas flores son, en general, más lindas antes de abrirse por completo. Por esa razón, siempre se cortan en ese punto en el que los primeros pétalos se despliegan.

Flor de rosal semiabierta, donde se ve el atractivo en esta fase

Si tu intención es llevarte flores a casa para decorar el interior, te recomendamos especialmente que te fijes en la arquitectura de la flor mientras se despliega.

Hábito de crecimiento. Lo rosales se agrupan en diferentes categorías: arbustivas, floribundas, híbridos de té, miniatura, trepadores, ingleses. Sin entrar a profundizar en cada una de estas, debemos saber lo básico. Híbridas de té son en general arbustos bajos y las que tienen las flores más grandes y bellas para florero. Las floribundas tienen una floración muy abundante y en general son más adecuadas para combinar con otras plantas (en esta categoría está la famosa Iceberg). Las trepadoras son adecuadas para decorar columnas, arcos o desdibujar muros bajos.

En este artículo te recomendamos 3 variedades de rosal que cumplen con todos los requisitos.

Perfume. Esta cualidad ha ido perdiendo intensidad con las nuevas variedades de rosas que salen al mercado, por lo que es difícil encontrar un rosal que invada con su aroma en los catálogos comunes. Las rosas inglesas son de las que mejor mantienen hoy por hoy la exquisitez de los aromas a rosa, por lo que te recomendamos este grupo por perfume.

Y, para terminar, recordá que incluir rosas en el jardín requiere cierto mantenimiento. La poda es fundamental para mantenerlos al día y sanos.

Respecto a esto último, la sanidad, es un aspecto para considerar. Si no te gusta tener que aplicar productos químicos en el jardín, tené en cuenta que no es una planta particularmente sana por lo que no es raro tener que combatir contra algún insecto o enfermedad que las esté atacando.

Hasta aquí los consejos que queríamos compartir hoy contigo.

¡Que tengas un exclente día!

4 comentarios en “Tiempo de ir por rosales al vivero. Evitá la ansiedad de comprar la rosa equivocada con estos consejos.”

  1. Muy interesante! Tengo una trepadora rococo rosada, tiene manchas marrones. Cómo puedo curarla para no usar productos quīmicos? Muchas gracias! Lidia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Print

Artículos relacionados